¡Síguenos!
Title Image

Blog

In memoriam

  |   Noticias

Don Juan Astudillo era fanático del Universo, tanto que fue uno de los fundadores del antiguo club de astronomía del Planetario, allá por 1989. Era su pasión, al igual que la astronáutica. Don Juan, cuando joven, perteneció a un grupo de la Universidad Católica que lanzaban los primeros cohetes en forma experimental. Le fascinaba tanto el tema que fue socio de la Asociación Chilena de Astronomía y Astronaútica, ACHAYA. El Planetario siempre fue su segundo hogar. Por cosas de la vida, su situación cambió, y fue este mismo espacio que lo cautivaba donde encontró trabajo, por lo que tuvimos el lujo de tener un guardia lector de libros de astronomía y física, capaz de explicarle al público muchas constelaciones cuando realizábamos observaciones astronómicas y que asistía a nuestro ciclo de charlas cada vez que podía. Siempre andaba con corbata, “para verse elegante” como el decía y un libro de física bajo el brazo. Cuando estaba mañoso, se le pasaba inmediatamente si veía a alguna señora bonita: se ponía cocoroco porque la edad no le quitó lo coqueto.

 

La forma en que Don Nelson Jaramillo se incorporó al Planetario demuestra lo que siempre fue: un gran y tenaz trabajador, con espíritu de superación. El también llegó de forma inusual: se ofrecía a lavar los autos estacionados. De a poco se ganó la confianza y el respeto de las personas y su presencia se hizo habitual. Tanto que cuando hubo que contratar un guardia, la directora de esa época no dudó en que fuera prioridad. Claro que tuvo algunos impedimentos: necesitaba finalizar su educación escolar, por lo que de inmediato se dedicó a normalizarla para tener su contrato con todos los requisitos. Como en ese tiempo no había caseta, el construyó la que se mantuvo hasta el 2019, cuando fue reemplazada por la actual. Su capacidad de trabajo no tenía límites, siempre discutía porque quería tener más turnos de los que se le asignaban. Lo recordaremos por ingeniárselas para ver los partidos de la Universidad de Chile aunque estuviera de guardia y en sus ratos libres siempre lo pillábamos viendo teleseries en su caseta.

 

Estamos de luto porque esta pandemia se ha llevado a dos de los nuestros y no los podemos despedir como corresponde. Por protocolo solo puede asistir algunos miembros de la familia y por muy pocos minutos. Este es un pequeño homenaje virtual. Estamos en contacto con Scarlette y Denisse, las hijas de Don Juan en Chile; Jordan, el yerno de don Nelson, con el que nos hemos coordinado mientras su hija menor, Marjorie, hace los trámites correspondientes. También con sus hijos Francia y Nelson. Esperamos que cuando el terrible virus que nos atormenta se aleje, podamos despedirlos como lo merecen, en nuestro Planetario.

 

Les pedimos a todos que se cuiden. Este virus no respeta a nadie.