¡Síguenos!
Title Image

Blog

Una de cada cinco estrellas como el Sol tienen planetas que pueden ser habitables

  |   Noticias

habitableUna de cada cinco estrellas como el Sol tienen planetas del tamaño de la Tierra y una temperatura superficial propicia para la vida, según estiman astrónomos de las universidades estadounidenses de California, en Berkeley, y Hawai, en Manoa, gracias a un análisis estadístico de todas las observaciones de la nave espacial Kepler de la NASA.

Tras su misión de cuatro años, Kepler recogió datos suficientes para determinar cuántas de las 100.000 millones de estrellas de nuestra galaxia tiene planetas potencialmente habitables. “Lo que esto significa es que, cuando se mira hacia los miles de estrellas en el cielo nocturno, la estrella más cercana similar al Sol con un planeta del tamaño de la Tierra en su zona habitable está probablemente a tan sólo 12 años luz de distancia y se puede ver a simple vista.

“Han pasado casi 20 años desde el descubrimiento del primer planeta extrasolar alrededor de una estrella normal. Desde entonces, hemos aprendido que la mayoría de las estrellas tienen planetas de un cierto tamaño y que son relativamente comunes en órbitas cercanas que demasiado calientes para la vida -apunta Andrew Howard, anteriormente científico postdoctoral en UC Berkeley y que ahora es parte del cuerpo docente del Instituto de Astronomía de la Universidad de Hawaii-. Con este resultado hemos llegado a casa, en cierto sentido, al mostrar que planetas como la Tierra son relativamente comunes en la galaxia de la Vía Láctea”.

El equipo advirtió que los planetas del tamaño de la Tierra en órbitas similares no son necesariamente hospitalarios para la vida, incluso aunque estén en órbita en la zona habitable de una estrella donde la temperatura no es demasiado caliente ni demasiado fría. “Algunos pueden tener atmósferas gruesas, por lo que son tan calientes en la superficie para que sobrevivan las moléculas de ADN. Otros pueden tener superficies rocosas que podrían albergar agua líquida adecuada para los organismos vivos”, explica Geoffrey Marcy, profesor de Astronomía en UC Berkeley y autor del estudio.

Si deseas ver el contenido original puedes ingresar a ABC.es